jueves, 3 de diciembre de 2009

Ulises

No soy poeta... al menos bueno, pero hoy me dio por publicar el único escondido entre las carpetas... Perdonen la impertinencia.



La oscuridad inició el viaje
y no sabe de regresos.
Los cantos de sirena callan
ante el silencioso estruendo de la derrota
y en cubierta
abandonados
los sueños agonizan
lejos del campo de batalla.
Penélope hasta ahora entrelaza los primeros hilos.
Ítaca aún no sospecha que tu camino a casa
será el capricho de un poeta
que inventará la leyenda de tus pasos.
Tendido
sin el recuerdo de los cíclopes
respirarás la noche.

2 comentarios:

Mel dijo...

me encantó!! a veces esos pequeños poemas que se nos pierden entre la mente, entre las cosas son los mejores! volvi a leer la odisea en menos de un minuto....

Chity Taboada dijo...

Merecería la pena que te encontrases algún otro poema por algún otro cajón o entre otras páginas. A mí, que estoy aquí por casualidad, me gustó éste.

Espero que esta invasión en tu blog,se me perdone.