jueves, 31 de marzo de 2011

Caroline de Gundorode

Volviendo a pisar estas tierras gracias a un comentario de Rossina, una desconocida digital que se enternece tanto como yo con esta selección de nostlagias y en homenaje a los buitres que también insisten en no olvidar estas historias.

en nastalgique je vagabandais
par l'infini.
C. de G.

a Enrique Molina

La mano de la enamorada del viento
acaricia la cara del ausente.
La alucinada con su «maleta de piel de pájaro»
huye de sí misma con un cuchillo en la memoria.
La que fue devorada por el espejo
entra en un cofre de cenizas
y apacigua a las bestias del olvido.

1 comentario:

Rochitas dijo...

No me diga que había hecho abandono de su bloX desde el año pasado...
Feliz entonces de haber provocado este regreso.
Elijo dos imagenes: la del cuchillo que atraviesa pensamentos, y un espejo que secuestra.