martes, 25 de septiembre de 2007

Paz

Otro de Víctor del Val

La Muerte soñó que se moría. Se despertó tan asustada que decidió quedarse en cama todo el día. Los soldados –en cientos de frentes de batalla– aprovecharon la pacífica jornada para aceitar sus fusiles.

1 comentario:

manobito dijo...

Que buen texto en època de guerra... si la muerte colombiana soñara más, cuánto campesino, cuánto buen pescador, cuánto arte tendríamos en marchab