lunes, 10 de agosto de 2009

Hasta luego

Ahora que se abren otras puertas y como siempre, llega el momento de las despedidas, vale la pena entonar a Nicanor Parra.

Ha llegado la hora de retirarse
Estoy agradecido de todos
Tanto de los amigos complacientes
Como de los enemigos frenéticos
¡Inolvidables personajes sagrados!

Miserable de mí
Si no hubiera logrado granjearme
La antipatía casi general:
¡Salve perros felices
Que salieron a ladrarme al camino!
Me despido de ustedes
Con la mayor alegría del mundo.

Gracias, de nuevo, gracias
Reconozco que se me caen las lágrimas
Volveremos a vernos
En el mar, en la tierra donde sea.
Pórtense bien, escriban
Sigan haciendo pan
Continúen tejiendo telarañas
Les deseo toda clase de parabienes:
Entre los cucuruchos
De esos árboles que llamamos cipreses
Los espero con dientes y muelas.

1 comentario:

HELLMAN PARDO dijo...

El eterno perseguidor de la antipoesía...Buen poema, recordando al chileno, que ya quien sabe cuantas años tiene encima.