lunes, 11 de abril de 2011

Sola tú

Para la niña de la casa estudio amarilla... otro poema de Panero

Sola tú junto a mí, junto a mi pecho;
sólo tu corazón, tu mano sola,
me lleva al caminar; tus ojos solos
traen un poco de luz hasta la sombra
del recuerdo; ¡qué dulce,
qué alegre nuestro adiós! El cielo es rosa
y es verde el encinar, y estamos muertos,
juntos los dos, en mi memoria sola.
Sola tú junto a mí, junto al olvido,
allá donde la nieve silenciosa
del alto Guadarrama, entre los pinos,
de rodillas te toca.
Estamos solos para siempre; estamos
detrás del corazón, de la memoria,
del viento, de la luz, de las palabras,
juntos los dos sobre la nieve sola.

2 comentarios:

Rossina dijo...

me intriga la historia de Panero...
y sus encierros elegidos.

lamadresuya dijo...

Cuando nosotros somos ninguno. Gracias.